Problemas habituales con el lavavajillas

El lavavajillas es un electrodoméstico maravilloso que nos facilita enormemente el trabajo y nos ahorra muchísimo tiempo, aunque de vez en cuando puede darnos problemas. A continuación te vamos a mostrar algunos de los más comunes y cómo puedes solucionarlos.

Si cuando tocas el lavavajillas sientes una descarga eléctrica, probablemente es que sea necesaria una toma de tierra. Si el problema es provocado por el electrodoméstico, el diferencial va a saltar por lo que debes contar con la ayunda de un profesional para que instale o revise la toma de tierra.

Si aparece arena o alguna sustancia parecida en las fuentes de cristal o en los vasos, puede ser debido a la pastilla de detergente que se utilice, a la calidad del agua o a algún problema que se encuentre relacionado con el lavavajillas. En ocasiones simplemente es el abrillantador y para saberlo solo tienes que lavar a mano un vaso y comprobar el resultado. Si desaparece la suciedad, será la falta de abrillantador pero si persiste, puede deberse a un problema técnico del electrodomésticos o a la calidad pésima del vidrio.

Si alguna vez te has encontrado al abrir el lavavajillas con  que la pastilla no se ha disuelto del todo, puede deberse al interruptor de nivel, a la falta de agua o a un fallo en la resistencia.

Si después de haber terminado el programa de lavado ves que toda tu vajilla todavía está sucia, puede deberse a un mal funcionamiento de las aspas. Para ello debes asegurarte de que la aspa de abajo no se encuentra obstruida y de que no existe ningún objeto que se interponga en el recorrido de la misma.

Si deseas alargar la vida del lavavajillas, debes limpiar de forma periódica el brazo de aspersión y el filtro, puesto que los restos de comida pueden llegar a obstruirlos. Además la vajilla se quedará sucia y el electrodoméstico se puede averiar.

Usa un programa de lavado de manera inteligente, ya que la cal y la dureza del agua no es la misma en todos los lugares, por lo que debes adaptar su funcionamiento y optimizar todos los recursos que te ofrece. Usa la cantidad correcta de sal, para ello sigue las indicaciones del fabricante que te indicará cuánta sal se necesita y en qué condiciones tienes que usarla.