Pasos para limpiar el horno

Éste es uno de los electrodomésticos que más se ensucian en una casa, además de que no se limpian con la frecuencia que se debe, puede que en parte debido a lo incómodo que resulta limpiar ciertas zonas de su interior y lo difícil que resulta eliminar la suciedad que se adhiere debido al calor.

De cualquier forma igual que se limpia una olla o una sartén después de usarla, lo mismo debe hacerse con el horno,  para ello te vamos a mostrar cómo hacerlo y dejarlo como si fuera nuevo con unos sencillos consejos.

Lo primero que hay que hacer es quitar las bandejas de su interior y que vas a limpiar aparte con un desengrasante. Con la ayuda de un paño húmedo quita los restos de comida más grandes que haya en el interior. Añade un producto que sea específico para hornos a una esponja, y con la misma extienden el producto por todo el electrodoméstico. Cuando esté extendido, deja que actúe durante una hora como mínimo, dependiendo de las instrucciones de cada marca.

Transcurrido ese tiempo, coge la esponja y frota. Si hay algún resto que no se haya eliminado bien, vuelve a añadir el producto usado anteriormente y déjalo más tiempo.  Después pásale una rasqueta.

Para limpiar el cristal de horno, puedes usar el siguiente remedio casero: moja con vinagre blanco el cristal y deja que actúe durante diez minutos. Después con una rasqueta de las usadas para limpiar la vitrocerámica, frota su superficie y verás como la grasa desaparece con facilidad. Después limpia bien con agua y deja abierto el horno durante unas horas.

Si ves que no te ha quedado muy limpia, puede deberse a que tenga doble crista y entre ambos se haya acumulado grasa y polvo. Hay algunos modelos en los que se puede sacar uno de los cristales fácilmente, pero si no es tu caso, habrá que desatornillas una de las partes para limpiar la zona situada entre los dos cristales y de esta manera tu horno quede impecable.