Organización de la nevera y conservación de los alimentos

Hay veces que los alimentos que están guardados en el frigorífico se estropean antes de lo normal sin motivo aparente. Por eso vamos a hablar hoy de cómo y de dónde guardar la comida de forma correcta en la nevera para que se mantengan más tiempo frescos.

Lo primero que hay que saber es que la nevera no tiene una temperatura en su interior homogénea, existiendo zonas que son más cálidas que otras, por lo que hay que tenerlas en cuenta en el momento de organizar el frigorífico. Además la limpieza es fundamental si se quiere mantener la nevera sin gérmenes y gastar menos en la factura de la electricidad. Lo más recomendable es limpiarla una vez al mes, retirando los alimentos y sacando los cajones. Puedes colocar en su interior un ambientador especial para frigoríficos y siempre va a desprender un agradable aroma.

Temperatura ideal

Los expertos nos aconsejan que mantengamos el frigorífico a una temperatura de entre tres y cinco grados centígrados, y el congelador a unos menos dieciocho grados, aunque en verano se suele bajar esta temperatura unos dos grados.

La nevera cerrada

Hay que abrir el frigorífico solo el tiempo necesario para coger lo que se necesita y después cerrarlo, evitando abrir demasiado la puerta para que no haya demasiados cambios de temperatura que alteren la conservación de sus alimentos.

Definir los espacios

El área más fría de un frigorífico está normalmente junto al congelador, por consiguiente, si el congelador se encuentra en la zona de abajo, el área más fría se encontrará ahí, y al contrario. Los alimentos que necesiten más frío tienen que colocarse en la zona que limita con el congelador ya que es la parte más fría. Por tanto ahí habrá que colocar los pescados y carnes para que se conserven mejor. En cuanto a los embutidos y lácteos, se pueden colocar en la zona media para que se conserven adecuadamente. Las bebidas, salsas y huevos pueden colocarse en los estantes de mayor temperatura ya que aguantan mejor las temperaturas altas.

Ordenar los alimentos

Cuando tengas los alimentos en el lugar correspondiente, puedes ordenarlos por su fecha de caducidad. Los que caduquen antes, colócalos en primera fila para controlar el tiempo mejor, y después los que tienen más tiempo para ser consumidos.