Descubre cómo alargar la vida útil de los electrodomésticos

Lo primero que hay que hacer para alargar la vida de los electrodomésticos aunque parezca algo obvio, es leer el manual de instrucciones detenidamente. El tema de la limpieza es también fundamental, por ejemplo, en el caso de aparatos de video o de sonido, se aconseja utilizar un paño húmedo y nunca usar productos agresivos o jabonosos. Los de gama blanca, es decir, los que se encuentran en contacto con alimentos como los congeladores y neveras, deben limpiarse de manera periódico con un poco de vinagre y agua, acordándose de desenchufar el aparato antes de limpiarlo.

Los electrodomésticos que se usan para cocinar, como las vitrocerámicas y hornos, se debe hacer una limpieza más concienzuda y periódica. Lo perfecto es limpiarlo después de cada uso, así se evita que se acumule en ellos suciedad que luego es más complicada de eliminar.

La forma que se siga a la hora de la reparación de un electrodomésticos, influye también directamente en el tiempo que va a durar. Si se acude a un servicio técnico de total confianza, sin duda se alargará la vida del aparato. Por eso no dudes en llamar a un experto cualificado que va a emplear las herramientas y piezas adecuadas.

Las subidas de tensión son algo también que hay que tener en cuenta para aprovechar el electrodoméstico al máximo. Es importante disponer de todas las protecciones eléctricas para que estas averías se reduzcan lo máximo posible y que el aparato sufra lo mínimo.